Cosas raras del shuffle del iTunes

Acabo de llegar de la agencia. Son las 23:44. Mi idea era llegar y acostarme, porque vengo de un par de días en los que estoy durmiendo muy pero muy pero muy pero muy poco. Pero no pude. Cuando venía en camino, me llega un SMS de mi madre en el que me cuenta que se animó y comentó el post en el que yo compartía que ella se había vuelto cibernética. Ya me había anticipado, con una llamada telefónica un par de horas antes, que efectivamente había dado con grageas. Luego, cuando me enteré que había comentado algo, no podía irme a acostar sin saber qué había escrito. Entonces acá me ven, frente a la computadora y postergando el irme a dormir. Ya que estoy, abro el iTunes y lo pongo en shuffle, sin tener tan claro qué quería escuchar. Me sorprendo gratamente al segundo tema: uno de Illya Kuryaki. Hacía años que no los escuchaba. Salado. Para mejor, el azar optó por un tema del disco Leche, que en el estribillo repite una y otra vez la frase "estoy hecho mierda pero soy feliz". Capaz que si hubiera tenido que elegir yo, elegía ese tema, porque así me siento. Ay... Te digo que esto del iTunes no deja de sorprenderme, mirá...

La vuelta a las canchas

Hoy, después de meses, volvió el fútbol con los de la agencia. Si no fuera por el hecho de que me duele absolutamente todo (incluidos los dedos) escribiría un post re divertido sobre las incidencias del partido, pero tá. No va a pasar.

Charla conmigo

-Dale, terminá el pucho y vamos a acostarnos.
-Pará, pará un cacho.
-¡Dale! Quiero leer un poco antes de dormirnos.
-¿Y decís que no podemos acostarnos y leer y fumar al mismo tiempo?
-...
-Jeje. Tenés razón. Igual, aquella vez que se me cayó esa brasita de morondanga, hizo un agujerito mínimo en la funda de la almohada y nada más.
-...
-Jaja. Tá. No te me pongas así. Definitivamente tenés razón: la otra vez que me dormí con el pucho prendido fue medio peligroso. Ok. Ok. Mal yo. Ya lo apago y vamos a acostarnos a leer un rato...

Divertite sola entonces

Ella estaba esperando el bondi. No sé cuál. Y no me importó. Al verla, lo único que pensé fue que ella se iba a tomar el bondi que yo estaba esperando, y así venirse conmigo a casa. Tenía poco tiempo para lograrlo y debía ser muy hábil para encararla. Primero probé con el contacto visual. Funcionó. Bah... Funcionó para mí, que la vi. Pero ella nunca se enteró de mi presencia. ¡Ya! ¡Rápido! ¡Otra cosa! Al dirigir un poquito para el costado la mirada, descubro que ella estaba recostada sobre el cartel con publicidad de la parada. ¡Ya está! ¡Es mi oportunidad! Me le acerqué y le comenté que esa publicidad que estaba detrás suyo, la había hecho yo, por más que nada que ver. Mi idea a continuacion era comentarle que yo era redactor creativo y que trabajaba en una agencia de publicidad y que bla bla bla. Rápidamente descarté seguir hablándole, al ver cómo giraba levemente la cabeza para ver de qué carajo le estaba hablando. No puedo expresar con palabras la cara de desprecio que puso la hija de puta. Poco menos que le faltó escupir el cartel. O escupirme a mí. Pobre... Capaz que hizo cálculos y no le daba la saliva para ambas cosas... Ahí pensé en ofrecerle hacerle una transfusión de la mía, pero justo llegó su omnibus. Bah... Su ómnibus... El primero que llegó. En verdad mejor, porque no me había lavado los dientes.

Charla conmigo

-Che... Perdón que me meta, ¿no? Pero... Se te ven los calzoncillos... ¿Te diste cuenta?
-Jaja. Es verdad. Jaja. ¿Están buenos, no?
-Sí. Están buenos. ¿Usás los pantalones más grandes de gusto para mostrarlos?
-No, nada que ver. Al parecer, adelgacé, y por eso se me caen los pantalones y dejan al descubierto mis calzoncillos.
-¿Conocés los cintos?
-Sí. Pero si me pongo un cinto, no se me verían los calzoncillos.
-¡Ja! Te agarré.
-¡Agarrame ésta!

Ya que no me hiciste caso y seguiste entrando a grageas...

Vos dijiste "gracias". Yo pregunté "¿gracias?" y agregué "exijo una explicación". En verdad, tu cara me sirvió como explicación, así que no es necesario que me la des. Es más: gracias a vos.

Hoy: buenos mensajes para encontrarse en el contestador al llegar a casa

El mensaje era de mi madre, y decía algo así como:
"Era para contarte que a partir de hoy tenés una madre cibernética (...) Tu padre me estuvo contando un par de cosas, pero yo agarré solita y estuve mirando recetas de cocina, leyendo noticias en los diarios, jugando solitarios (...) Todavía no me metí a chatear y tampoco tengo casilla de correo, pero ya me voy a animar (...)"
Jeje. Una grande mi vieja. En resumen, me suena que en poco tiempo la tendré dándose una vuelta por grageas para saber qué cosas escribió el nene, así que "¡¡Hola, mamá!! Me alegro de tu incursión en la Internet. Jeje. Te cuento que para dejarme comentarios tenés que hacer click acá abajo, donde dice sub grageas. Beso. Te quiero. Y sí... Estoy comiendo bien... Y Lalala divina como siempre... Ella también le manda besos a la abuela... Besos a papá."

¡¡Gabito se muda!!

Finalmente, Gabito se muda solo. Está re contento, y eso me hace poner re contento a mí. Para los que no lo sepan, Gabito es un viejo amigo y hace un tiempo que estamos laburando juntos en la agencia. Muchas veces analizamos la posibilidad de vivir juntos, pero siempre llegamos a la conclusión que sería una suerte de matrimonio, y que no daba. Vernos la cara las 24 horas del día... Ningún ningún. Jaja. Pero tanto deseó, tanto buscó dejar de vivir con los abuelos y finalmente lo logró, que realmente lo merecía. Está re contento. Y yo aprovecho y me robo un poco de su alegría.

¡¡Quiero que sean las 13:08 del 27/04/09!!

Deditos arrugaditos

Hoy, después de bañarme y secarme, descubrí algo raro. Tenía los dedos de la mano arrugados como un viejito. Ok... Podrá parecer que eso no es raro... ¿pero que eso me pasara sólo en los dedos de la mano derecha? ¡Raro! Para mí es por culpa del jabón Dove, con esa poronga de la crema humectante...

Me baño y te llamo para ver a dónde vamos

Eso me dijo Gabito a eso de las 00:10 por MSN. No sé si quedó sin saldo en el celular, o si Antel le cortó la línea por no pagar, o si se durmió, o si se colgó a mirar una película, o si le surgió otro plan, o si se resbaló al pisar el jabón y se cayó. En verdad, confío y espero que no le haya pasado lo último, pero de ser así, ojalá que le pongan uno de esos collarines ortopédicos. A ver... No es que le esté deseando el mal, pero si le pasó, le pasó. Entonces, frente a lo inevitable, me permito desear que le pongan esos cosos en el cuello que me causan mucha gracia. Bueno... No importa. Seguramente le haya embolado salir y nada más. Y la verdad, que todo bien, porque yo no tenía tantas ganas de salir. ¡Mierda! Mientras estoy escribiendo este post, escucho que me llegó un SMS. Que no sea de Gabito, que no sea de Gabito, que no sea de Gabito...

¿Quieres que te diga lo que quieres escuchar? ¿O vas a escuchar lo que te quiero decir?

Algunas veces, hablo con alguien para que me diga lo que quiero escuchar.
Otras veces, hablo con alguien para escuchar lo que me quiere decir.
El resto de las veces, hablo con Virginia.
La mayoría de las veces, lo que ella me quiere decir coincide con lo que yo quiero escuchar. Me encanta. Cada vez que hablo con ella me sucede lo mismo, y no tengo tan claro si se lo he expresado alguna vez. De todas formas, sé que ella lo sabe, porque seguimos hablando de millones de cosas, intercambiando consejos, respaldando decisiones que tomó el otro y demás, pero siempre desde la sinceridad y la franqueza.
No es que hablo con ella porque sepa que lo que me quiere decir sobre x tema es precisamente lo que quiero escuchar. Simplemente se da que así sea. Es como que siento que no le fallo, y está buenísimo no fallarle a la gente que uno quiere.

Hoy: buenas ideas

En el edificio de la agencia seguimos sin agua. La gente ya no se está aguantando las ganas de ir al baño. Entonces... ¿qué se me ocurrió? Llenar la cisterna con el agua de los aires acondicionados. Soy un salado. Lo sé. Gracias.

Cuando sea grande, quiero ser como Alessis

Este post está dedicado para Alessis, gran animador de grageas con sus comentarios. Tá. Era sólo eso.

Charla conmigo

-Hace un par de minutos que venís bostezando... ¿Por qué no te vas a acostar?
-Sencillo: si duermo, sueño.
-¿De qué hablás?
-Está clarísimo. No quiero soñar.
-¿Me estás hablando en serio? Sos un divague.
-No, no. Por ejemplo... ¿te acordás del sueño de ayer?
-¿Del sueño de ayer? ¿Cómo me voy a acordar si ayer no dormiste nada? Te la pasaste dando vueltas y no cerraste los ojos ni por un par de segundos. No pudiste tener ningún sueño.
-¡Correcto!

Contexto

Si vas en un auto rumbo al Desachate con la gente del laburo, habiendo liquidado una licitación hace un par de minutos, tomando en el viaje para llegar a tono con los que ya están de fiesta, y en una estación de servicio te encontrás con este afiche, te colgás a cantar el hit "Pulpo con ruedas". Básicamente, la canción que hizo las delicias de aquel memorable viaje consiste en cantar la frase "pulpo con ruedas", golpear algo al ritmo de papa papa pa y repiter la fórmula de letra más percusión una y otra vez. La canción Dedos de Tótem es una buena referencia para hacerse una idea del ritmo empleado.

¿Qué carajo tiene esta canción?

Ayer Pablo estaba escuchando algo que se parecía a La Mala Rodríguez, pero que no era. Cuando le pregunto de quién se trataba, me respondió Arianna Puello. Seguimos escuchándola, hasta que llegó el tema 5 de su disco 13 razones. El tema en cuestión se llama "Todo el mundo gritando" y es increíble. No sé qué carajo tiene esa canción, pero es sumamente adictiva. Entre ayer y hoy, como mínimo, la he escuchado 20 veces. Y vamos por más...

La primera vez que escribí esta palabra

:: pertrechado ::

Estábamos esperando el ascensor con Gabito y nos pusimos a cantar Nosotros de Babasónicos. Íbamos en la parte que dice "si te presto mi confianza abusás, me devolviste el corazón (...)". ¿Y ahí? Nos surgió la duda. ¿Qué carajo dice? ¿Perprechado? ¿Pertrechado? ¿Perpechado? Cualquiera fuera la respuesta, resultaba ser una palabra que nunca había escrito en mi vida. Llega el ascensor y cuando llegamos a la agencia, vamos directamente a nuestras máquinas a fijarnos. Yo apostaba por pertrechado, así que fue lo primero que escribí en google. Y sí. Efectivamente, Dárgelos canta "me devolviste el corazón pertrechado". Y bueno. Esa es la historia de la primera vez que escribí pertrechado. Pensé que tal vez fuera la última, pero acá estoy, escribiendo pertrechado una y otra vez, todavía sin saber qué carajo siginifica.

Un camino es a pie y en subida, el otro tiene motor. Yo soy peatón.

Federico Lima, también conocido como Socio, tiene una canción que se llama Peatón. En ella, canta lo que dice en el título del post, y escuchándola, me hizo acordar a esto que escribí hace un tiempo.

Preguntas que a veces me hago

¿Por qué?
¡¡Pregunta del orto!! En verdad, tal vez el problema no sea la pregunta, sino la respuesta...

Hoy... y mañana capaz que también...

Hoy de tarde me escribí con una Bic en el brazo la sensación que predominó en mí durante todo el día. La cosa es que con esto del corte de agua que estamos viviendo por estas horas en Montevideo, hay grandes chances de que no me pueda bañar, así que mañana andaré solicitando lo mismo. No importa tanto en verdad, porque de todas formas hay chances de que se mantenga la sensación de hoy.

Canciones que un hombre no debería cantar

Gabo Ferro tituló así su primer disco solista. Ni bien escuché el disco por primera vez, hace años, investigué un poco sobre vida y obra de Gabo Ferro. Al hacerlo, encontré una explicación de porqué le puso así a su disco:

"¡Un hombre no debería cantar cosas así!" declaraba escandalizada Edith Piaf en 1959 después de escuchar cantar a Jacques Brel "Ne me quitte pas". Allí Brel interpretaba a un hombre que suplicaba no ser abandonado bajo palabra de reducirse casi a la nada. ¿Qué escandalizaba a la Piaf? ¿Acaso ver a un hombre en el lugar que cierta (gran) parte de la sociedad y la cultura venían (con pocas excepciones) colocando a la mujer? ¿Qué cosas deberíamos, entonces, cantar los hombres?

A mi viejo le encanta este tema de Brel, y a mí también. Me hizo escuchar esta canción en la adolescencia y piré. Lo poco/nada que sé de francés lo sé porque en alguna de esas veces que la escuché, mi viejo me la fue traduciendo, y piré aún más. Por alguna extraña razón, youtube no me deja colgar el video con la letra en español subtitulada de "Ne me quitte pas", así que sólo me queda dejar el link, además de obviamente recomendar escuchar la obra de Gabo Ferro.

Fantástico / Genial

¡¡Viva la incoherencia!!

Me gusta la gente incoherente. Ningún ningún con los coherentes que prefieren no preguntarse nada y seguir adelante con la comodidad que les otorga la coherencia de que algún día pensaron de determinada manera. El incoherente se anima a preguntarse todo todos los días. Capaz cae en la coeherencia y sigue pensando lo mismo, pero se lo preguntó, y eso lo convierte en incoherente. Capaz no se entiende una mierda este post, pero tá. ¡¡Viva la incoherencia!!

Barullo

Quiero, quiero, quiero, quiero. Hay pila de cosas que quiero hacer. Sólo tengo que calmar y organizar mi cabeza. Pero rápidamente tengo que empezar a hacerlas.

Llévame a pasear con vos, dame un poco de tu amor, llévame a algún lado

Ahora estoy escuchando a Lisandro Aristimuño, y en una canción tiene esa frase que me parece súper sencilla y divina. Y tá. Me divirtió esto de escribir post cortitos y con más sensaciones que razonamientos.

Si algo me enseñó la vida...

... es que soy bueno jugando serios.

Sigo durmiendo en diagonal

Esa frase es de una canción de No te va gustar, y me encanta. Tá. Era eso. Hasta luego...

Día raro el de hoy

A veces pasa. Uno no tiene demasiadas expectativas de un día, pero igualmente se sorprende cuando el mismo se va desarrollando de forma un tanto extraña. Y hoy es uno de esos días. Son las 12:40 y todavía le queda pila de rato, pero viene siendo un día raro. No sé si malo necesariamente, pero tá. No me viene gustando tanto...

La vida es simple, la gente la complica

Según recuerdo, hace un tiempo colgué un post con este título. Aquel contexto era totalemente distinto al de ahora, pero la canción de Árbol volvió a sonar en mi iTunes y me dieron ganas de compartir esta frase nuevamente con quien entre a grageas. Sépanlo: la vida es simple, la gente la complica.

Hoy: mensajes raros en el contestador

Llego a casa 23:43. Tras la rutina de descolgarme el morral y tirarlo por ahí, dejar encima de la mesa las llaves, la billetera, el celular y otras cosas que usualmente cargo en los bolsillos del pantalón, saludar a Lalala y prender la máquina, noto que tengo un par de mensajes en el contestador. El segundo no era nada, ya que básicamente consistía en alguien que llamó, escuchó mi mensaje y cortó. Pero el primero es al que hace referencia el título de este post. Silencio. Segundos y segundos de silencio. Se escucha el sonido del ambiente en el que estaba la persona que llamó, pero no su voz. Los segundos siguen pasando, y el mensaje no aparece. Pero sobre el final, se escucha algo. La primera vez que lo escuché, me pareció haber entendido que una voz femenina decía "Perdón, Luis". Poco convencido, pongo para escucharlo de nuevo y ahora prestarle la debida atención. Nuevamente los segundos en silencio, y al final, efectivamente: una voz femenina dice "Perdón, Luis". Raro...

Charla conmigo

-¡Te descubrí!
-¿De qué hablás?
-Ah...
-Dale, pelotudo. ¿Me descubriste? ¿Haciendo qué?
-Mirándote en el espejo del ascensor y diciéndote/diciéndome/diciéndonos que estabas/estaba/estábamos barbudos y con el pelo largo...
-Recuerdo... En verdad, dije que estaba desprolijo...
-¿Estabas? ¿Vos solo? ¿Ves cómo sos? ¿Por qué me dejás afuera?
-¿De qué hablás?
-De que dijiste "estaba desprolijo" y no me incluiste...
-Ah, bueno... Estás demente.
-Sí, pero vos estás desprolijo.
-Vos también, gil.

¡¡Llegó!!

La espera terminó: llegó a Uruguay el libro "La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina". Unos grandes los de "La librería", librería precisamente que está en Tres Cruces. Hace un tiempo había llamado para preguntar cuándo llegaba este libro (que es la segunda parte de la trilogía Millennium) y los tipos amablemente se ofrecieron a avisarme por mail ni bien llegara. Y así lo hicieron. Entonces hoy, después de salir de la agencia, pasé por Tres Cruces y lo compré.
Un comentario cortito que viene al caso es que hoy al mediodía estuve hablando con Gabito que es buenísimo eso de tener "tu" librería, "tu" bar, "tu" zapatería, "tu" video, etc.; un lugar del que sos cliente habitual y en el que tratan bien. Y bueno... ¡¡Tengo "mi" librería!! Pero lo más importante de todo, es que tengo "La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina". ¡¡Yupi!!

El bizarro resultado de un combo que prometía

Reencuentro con la noche, tanto por el lado de Pablo como por el mío + Alcohol + La Ronda de Mujeres + Dos remadores incansables de la noche que se arriesgan y hacen una visita al Pony Pisador + Alcohol + 1 de la mañana de un martes + Celular con cámara de fotos: "Alfredito... ¿te molesto si te pido una foto?"

Cambio de look

Voy a hacer pis, y mientras me estoy lavando las manos, me miro en el espejo. Luego de una semana de enfermedad en la que el cuidado personal fue dejado de lado, descubro que estoy bastante barbudo y con el pelo más largo que lo habitual. Estoy desprolijo en definitiva. Pero no quiero afeitarme y pasarme la maquinita por la cabeza como siempre. Capaz, luego de años, es momento de invertir en una peluquería/estilista...

Siesta de domingo

¿Para qué? Llegué de tardecita de la casa de mis abuelos y no tuve mejor idea que tirarme un ratito en la cama. Insisto: ¿para qué? Puse música en el iTunes y al segundo tema me dormí. Una mierda, porque ahora hace una hora me desperté, y siendo las 23, sé que me va a costar dormirme como es debido para mañana encarar. Decí que por suerte el sueño estuvo bueno...

Divertite sola entonces

Yo estaba en una librería buscando algún libro que me llamara la atención, pero lo que me llamó la atención fue ella. Ella... ¿Qué decir sobre ella? En verdad nada, porque no sé nada sobre ella. Sólo que al parecer le gusta cocinar, o que quiere aprender, porque estaba indecisa entre un libro de Martiniano Molina y otro de comida china.
En determinado momento levanta la mirada, como sintiendo que la mía estaba sobre ella. Yo intento disimular y agarro el primer libro que tenía a mano. Como sólo a mí me puede pasar, resultó ser que el libro que agarré era uno con un título parecido a "Cómo tener éxito con las mujeres". Yo no estaba tan lejos de ella, y para peor, las letras del título eran enormes. Rápidamente ella se detuvo en mi libro. Bah... Mi libro... El que supuestamente me iba a servir para disimular que la estaba mirando... Yo, ni lerdo ni perezoso, aproveché esta inconveniencia a mi favor.
Habiendo captado su atención, le dediqué un par de gestos a la distancia. Los gestos más o menos querían transmitir "¿y qué querés que le haga? quiero saber cómo conquistarte". No sé si fue porque ella no los entendió, o porque precisamente los entendió, pero la cosa es que llamó a uno de los que trabajaban en la librería. No escuchaba lo que le decía, pero vi que me señaló.
La cara del empleado no fue necesariamente en respuesta a que ella le comentara "mira qué guapo ese chico... y además, mirá qué forma original que encontró de conquistar mi corazón...". Más bien, su cara fue de "no te preocupes: ya mismo me encargo de ese boludo que te está molestando". Su cara y su actitud, porque la tranquilizó poniéndole una mano en el hombro y se dirigió hacia mí. Al notar la cara de alivio de ella, pero principalmente al percatarme de que el tipo era un tanto más grande que yo, huí de esa librería tan rápido como pude, sin mirar atrás y sabiendo que nunca más volvería a entrar. Debo confesar que además me fui pensando que tal vez nunca más la volvería a ver a ella. Y bueno... Ojalá que al menos se le queme la comida.

La primera vez que escribí esta palabra

:: espumaplast ::

Hablando por MSN con mi prima acerca de mi dieta durante la última semana, puntualmente sobre las galletas de arroz, le comenté que la primera vez que las probé, me parecía que estaba comiendo ... ¡Y ahí apareció! Por primera vez en mi vida tuve que escribir "espumaplast". Me encanta cuando pasa eso. Entonces tá. Le comenté que tenía una nueva gragea recurrente. No sé qué tanto se va a ir actualizando esta sección, porque no es algo que pase todo el tiempo esto de escribir palabras por primera vez. Pero tá... Con "grageas" me pasó eso hace algunos años, y acá estamos, grageando.

No paré de reírme

video

Lo encontré de casualidad en mi máquina buscando otra cosa. Cuando le puse Play, no paré de reírme. Bah... Es un decir... O sea: paré de reírme. Pero después le puse Play de nuevo y volví a reírme. Y paré de reírme cuando terminó. Y así todo el tiempo.
Esto quiere decir que mentí un poco en el título de este post... Pero qué título más ganchero, ¿eh? De otra forma, no habría logrado que ustedes vieran este viejo video que le debe causar gracia sólo a Flor, Xuxo y a mí. Cuando ellos lo vean, tampoco van a poder parar de reírse...

Fea la actitud

Todo relativamente bien con que me hayas pasado la gastroenterocolitis. Todo relativamente bien con que te hayas mejorado antes que yo. Todo absolutamente mal con que me sobres con que tu bandejita, entre el plato, el té y la gelatina, hacen la cara de Mickey.

Frases hechas... ahora también puestas en duda

:: Menos pregunta Dios y perdona ::

No sé, mirá... ¿Quién confirmó esto? Lo del perdón puede ser. Bah... Ojalá. Pero lo de las preguntas... El tipo debe estar esperándote con un cuestionario eterno. Eterno literalmente, porque tenés una eternidad para responderlo. Hay que llenar una eternidad... Mirá que no es changa... Y al tipo le debe gustar hablar con la gente que va cayendo. Bueno... Técnicamente, subiendo, en caso que sea verdad lo del cielo y los angelitos. Dios no puede dejar que cualquier mortal vaya y le pregunte lo que sea, porque si no se va todo a la mierda. El tipo tiene otras cosas que hacer... Entonces él debe llevar las riendas de la charla. ¿Y eso a que nos lleva? A que Dios debe hacer pila de preguntas. Y si perdona, veremos. Igual, Dios, si estás leyendo grageas, mirá que no tengo apuro por averiguarlo...

Frases hechas... ahora también puestas en duda

¡Démosle la bienvenida a una nueva sección en grageas! Pediría que la gente colaborara y en las sub grageas sumaran frases hechas, pero no creo que funcione, así que deberé recurrir a las que se me ocurran... Arriba!

No somos irrompibles

Así se llama un libro de Elsa Bornemann, creadora de una colección recomendada para niños a partir de los 10 años. Virginia me pasó este escaneo:

Divertite sola entonces

Ok. Lo sé. No soy el tipo más fachero del mundo. Para peor, la simpatía no es algo que abunde en mí. Tampoco soy una persona de la que se pueda decir que es re divertida. Menos que menos soy un tipo interesante al que ella le intrigue descubrir. Seguramente no tengo nada que le interese. Pero de ahí a que ni siquiera me registre, ya es demasiado. Mirá que las minas son yeguas, pero ella principalmente. Díganme si no...
Estoy llegando al edificio y veo que la puerta del ascensor está cerrándose. "Voy" grito, y corro unos metritos. Capaz que mi voz no fue lo suficientemente fuerte como para que ella la escuchara. Igual, yo a esa altura no sabía que ella era quien estaba en el ascensor. Recién la descubro al abrir la puerta. Ella, en vez de reírse cómplicemente como diciendo "llegaste de puro pedo", me mira como recriminándome "puta madre... me retuviste 8 segundos en el ascensor". Yo apelé a mi simpatía y sonreí. Ella, nada. Teníamos como 10 pisos por subir aún, y yo debía definir rápidamente mi estrategia. Lo primero que se me ocurrió fue comentar "se vino el otoño finalmente". Obviamente, ella, nada. Plan B: bajar la palanquita del ascensor y quedarnos atrapados. Pero tenía que hacerlo disimuladamente. De espalda a los botones, comienzo a tantear uno por uno. Ya me quedaban solamente dos pisos para ejecutar el plan. Como no encontré ninguna maldita palanquita, me la jugué y apreté un botón que parecía ser distinto al resto. Era distinto sí, pero porque era el botón de la alarma. Al apretarlo, suena una chicharra del orto que casi me deja sordo. Aturdido, apelo nuevamente a mi simpatía y comento "¿quién es?". Ella, nada. Ni siquiera una cara que evidenciara que me consideraba un verdadero idiota. Pero era lo que pensaba, porque cuando bajó en su piso, escuché que murmuraba precisamente "qué idiota". Yo pensé en responderle "ahora que te veo de espaldas, tampoco estabas tan buena, puta". La puerta cerrándose en mi cara me hizo entender que esa especie de venganza de nada serviría.

¿Estaba tan mal antes o estoy tan bien ahora?

Una cosa es darse cuenta uno mismo, pero cuando se dan cuenta las demás personas ya es distinto. Yo me noto bien. Grageas durante este último tiempo es una gran demostración de ello. Cruzarme en la calle y verme cantando, y hasta a veces bailando, es otra. Pero hoy me pasó algo raro hablando con Virginia. ¡Virginia! A ver... Me conoce desde hace muchos, muchísimos años. En cada etapa de mi vida ella ha estado, apoyándome, retándome, compartiendo cosas, escuchándome, contándome, etc., como sólo una verdadera amiga puede hacerlo. Me conoce desde mi incipiente adolescencia. ¡Yo apenas me empecé a conocer en mi adolescencia! Es de esas personas que lo conocen más a uno que uno mismo.
Hoy estábamos charlando por teléfono, y en un momento, me comenta lo siguiente... "Estás raro, estás perdido, estás feliz... No sé... No sos vos." ¡Hija de puta! Obviamente, nos cagamos de la risa. Yo le prometí que eso iba a estar posteado en grageas. Ella prometió que iba a comentarlo. Acá está, colgado. Ella debe ser la más fiel lectora de este blog, pero nunca comenta nada... Veamos...

Charla conmigo

-Che... lo de tu barba... ¿qué onda?
-¿Qué onda qué?
-Está larga, ¿viste?
-Sí. Vi. ¿Y?
-Y nada. Me pincha cuando me das un beso.
-¿De qué hablás, bobo? ¿Vos sabés que vos sos yo, no? ¿Cuándo me doy un beso a mí mismo?
-¡Ja! ¡Te agarré! El comentario de la barba era simplemente una excusa para llegar al verdadero punto: ya no me das bola.
-¿Será posible? Siempre vos con tus planteos raros...
-¡Insensible! ¡Y barbudo!

Si algo me enseñó la vida...

... es que dejándose sorprender, uno verdaderamente se sorprende.

Divertite sola entonces

Ella bailaba cerca mío. No recuerdo si yo bailaba, pero sin duda estaba moviéndome de un lado para el otro al ritmo de la música. Volteo ligeramente para ver si encontraba a la gente con la que estaba, pero sin embargo, me encuentro con ella. Apa apa. En esa primera ocasión no me mira, así que vuelvo a mirar hacia el frente. Al rato, como si ella tuviera poderes mentales o algo así, me siento obligado a girar nuevamente. Ahora sí, sus ojos se cruzaban con los míos. Apa apa apa. Tímido, giro la cabeza rápidamente. Cierro los ojos, para compenetrarme con la música y para juntar coraje tal vez. Al abrirlos, me encuentro en mi cuarto. ¿Ella? No sé si quedó en la pista de baile o en mi sueño.


* Dedicado especialmente a la seguidora anónima de grageas.

Los zapatos de Gri - Anexo I

Entrega de los premios del Desachate... Teatro Solís... Televisación en directo por Canal 10... Pintó ganar un Oro... Subimos con la gente de la agencia al escenario a recibirlo... Emoción, alegría, discurso de agradecimiento... Cobertura de latinspots.com... ¿Cómo salgo en la foto? Observando los zapatos que tenía Gri y preguntándome si ya les había sacado una foto... Jaja...

Algo nuevo sobre mí

¡¡Yo no me como ninguna!! Al parecer, muy pronto se viene la página...

La mejor abuela del mundo

Hacía un tiempo que no la veía, así que hoy fui a visitar a mi abuela. Todo bien con la Chicha, mi otra abuela, pero Zulma es la mejor abuela del mundo. Cada vez que hablo con ella me emociona (en todo sentido) de tal manera que siento cómo las lágrimas inundan mis ojos, y supongo que porque tengo que ser machito, las retengo. Pero hoy no pude. Volví a casa, y como durante todo el camino, recordé la charla que tuve hoy con ella. Puntualmente, cuando nos estábamos despidiendo.
Sin profundizar demasiado, me preguntó cómo estaba, si era feliz, si todo bien. Yo le respondí que estaba perfecto, y que sí, que era feliz. No sé cómo serán las otras abuelas, pero ella, en vez de preguntarme detalles, confió en mí.
Me dijo que si yo era feliz, ella era feliz. Que me bancaba. ¡¡Una diosa!! Usó estas palabras: acá tenés una abuela que te banca. ¡¡Por Dios!! Acá están de nuevo, las lágrimas en mis ojos. Pero ahora caen. ¡¡Ella confía en mí!! No necesita saber qué es lo que me hace feliz. Me ve feliz y listo.
Yo intento ser el mejor nieto del mundo, pero no sé si me sale. Bah... Lo que sí sé es que tengo que mejorar pila, pero voy bien. Ella le oculta al resto de la familia sus nanas, pero a mí me las cuenta. Ella me busca de aliado en las reuniones familiares. Ella sabe que me cuenta mil veces el mismo cuento, y que yo mil veces me voy a reír. Ella... Ella es la mejor abuela del mundo.