Charla conmigo

-Che… che…
-¿Eh? ¿Qué pasa?
-¡Despertate!
-¿Qué querés? No me jodas…
-¡Despertate!
-A ver ladilla… ¿qué pasa?
-¿Vos te querés morir?
-¿¡¿Qué?!? ¿¡¿De qué mierda hablás?!?
-¡Del comentario que hiciste en el post anterior! "Capaz mañana no me despierto..."
-Sos un tarado. Venía de lo que había escrito antes... ¡No me quiero morir!
-¡Loco! No me vuelvas a asustar así. Los nervios que me hiciste pasar, mirá…

Musicalizando el Apocalipsis

Como tantas noches, hoy estábamos divagando con el Novel. Empezamos comentando que habían cerrado un blog al que entrábamos asiduamente. Luego, que Internet andaba muy lento. Tras unos minutos, Internet se chingó. Mientras reinicio la máquina, le mando un SMS:

Es un hecho!!! Se termina el mundo!!! No anda Internet!!! Llegó el Apocalipsis!!!

Él responde:


Jajaja. Salado. Se nos viene el fin del mundo!!


Como todos lo hemos notado, aún no llegó el fin del mundo. De hecho, cuando reinicié la máquina, me encontré con el Novel en el MSN nuevamente. Retomamos la charla sobre el divague del Apocalipsis, y él me escribe:


Yo estoy escuchando los Bee Gees, por las dudas que me duerma y no despierte más.


Una gran palomeada sin dudas, pero la idea de este post no es burlarme de Novel. Lejos estoy de querer hacer eso. Me re colgué a pensar qué tema elegiría yo para esperar que el mundo se vaya a la mierda. Difícil decisión. Por ahora, publico este post y sigo buscando en el iTunes. Cuando lo encuentre, prometo gragearlo. Digo… Me imagino que ustedes, mis fieles seguidores, entrarán insistentemente a averiguar cuál tema elegí. Jaja. Igualmente, mientras se aceptan y valoran propuestas.

¿Cómo emocionarse con el msn y una camarita?

Si no es lo más gay que he posteado en grageas, al menos es lo más sentimentaloide, pero no me importa. ¡Me dieron ganas de ir a Mercedes y todo!

Lo bueno de estar enfermo

No me gusta estar enfermo. Más allá del malestar generalizado, me molesta la sensación de encierro. Pero esta vez no me pasó. Aproveché estos días para hacer un par de cosas que sólo yo valoro:
· Logré que Lalala se pasara el día entero adentro sin que se mandara ninguna cagada
· Vi el último capítulo de Los Simuladores
· Superé los 500 discos en el iTunes, bien ordenaditos, con la tapa y todo
· Miré los dos nuevos capítulos de Lost
· Terminé de leer Los hombres que no amaban a las mujeres (¡650 páginas en 1 semama!) y ahora espero que se edite La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina
· Prendí la tele únicamente para ver lo que ponía en el DVD (¡no miré Rial!)
· Arreglé la cisterna
· Acomodé mi ropa en el ropero
· Repasé fotos y este blog
· Bajé pelis y discos nuevos que me encantaron
· Volví a tocar la guitarra y cantar (a pesar del dolor de garganta)
· Edité algunos videos, tarea postergada por años
· Descancé
· Con la excusa de hacerme fanático en facebook de las cosas que me gustan, medio que me analicé y descubrí quién soy (jaja)
· Dejé de fumar
· Valoré a la gente que me quiere
· Sobreviví

No sólo de Sabrositos vive Lalala

Le gusta el hielo. Salado. Yo no sé si se piensa que es un hueso, pero la cosa es que se lo lleva, se acuesta, se lo sostiene con las patitas y le da. ¡Lo mastica! Qué divina… Salió al papá…

Si algo me enseñó la vida...

… es que por más mal que te quieran hacer sentir, nadie te va a hacer sentir peor que vos mismo.

Si algo me enseñó la vida...

… es que aunque mi abuela nunca sepa cómo mandar un SMS, está bueno que haya querido aprender.

Si algo me enseñó la vida...

… es que con tanto amargo alrededor, uno debe andar con azúcar por ahí. En verdad, esto me lo enseñó Pablo Dacal.

Si algo me enseñó la vida...

… es que blogspot se tara si le copiás y pegás un texto que hayas escrito en Word.

Si algo me enseñó la vida...

… es que soy feliz con muy poco. Pero también me enseñó que soy infeliz con mucho menos.

Si algo me enseñó la vida...

… es que está todo mal con la mezcla de vodka con guaraná.

Si algo me enseñó la vida...

… es que si esperás que pase algo, no pasa. Y si no lo esperás… ¡Sí! ¡Adivinaron! ¡Pasa!

Si algo me enseñó la vida...

… es que cada vez que me quedo de madrugada en la pc, se me terminan los puchos.

Del creador de "Charla conmigo" y "Divertite sola entonces" llega…

“Si algo me enseñó la vida...”

Tomador precavido

Absolut Citron is made from natural citrus flavors and vodka distilled from grain grown in the rich fields of southern Sweden. The distilling and flavoring of vodka is an age-old Swedish tradition dating back more than 400 years. Vodka has been sold under the name Absolut since 1879.

Lo leo ahora, porque en un ratito me suena que no voy a poder.

¿Y si mañana no voy a trabajar?

No tengo ganas de ir a trabajar mañana. Ni un poquito. Para peor, el martes es Reyes, así que este puto lunes es tan al pedo… Pero tengo que ir. O no. ¿Qué puedo responder en caso que alguien note mi ausencia y tenga la delicadeza de llamarme para averiguar por qué no fui?

· No me jodas, que estoy de licencia. ¿Que con quién arreglé? Con nadie, lo definí ayer. ¿Tenía que arreglarlo con alguien?
· Pah, no. Estoy hecho mierda. Sí, de nuevo… Lo mismo del viernes pasado, sí… ¿Qué chucu era que te había metido el viernes?
· ¡No sabés lo que me pasó! ¡Me llamaron de Madre y me voy hoy de tarde para Buenos Aires!
· ¿Cómo que por qué no fui? ¡Hoy es domingo!
· El número con el que desea comunicarse está momentáneamente fuera de servicio.
· ¿Qué sos, buchón ahora? Dejame en paz. ¿Por qué no te ponés a laburar vos en vez de andar alcahueteando quién no fue a trabajar?
· ¿Con quién desea hablar, me dijo? No. Acá no hay ningún Luis Gioia. Sí. Ya sé. Me han dicho que tengo la voz parecida, pero nada que ver.
· ¿No había que hacer el cambio de hora hoy? Qué hijo de puta… Me inventaron eso, y yo, como un gil, hice caso y atrasé el reloj. Igual me parecía raro que fueran tantas horas… Sí… 6 me dijeron.
· Hoy no estoy inspirado, así que no creo que pueda aportar nada. Mejor me quedo acá. ¡Lo hago por la agencia, che!
· ¡Puta madre! Pensé que nadie se iba a dar cuenta.
· ¿No pintó al final lo del apocalipsis? No sé, lo leí en un blog ayer y me quedé en la cama esperando que reventara todo.
· ¿No te contaron? Me ascendieron a Director de no sé qué poronga, así que puedo hacer lo que se me cante el orto.

Mmmmmmm. No sé qué tanto éxito pueda tener. Mejor me voy yendo a dormir, porque sino en serio me van a llamar y voy a tener que responder con un simple pero sincero "me quedé dormido".

Divertite sola entonces

Hay días en los que uno sale a bailar con un único objetivo: levantarse una mina. Pero esta vez, extrañamente, no fue así. Bah. Al menos, no era la idea. Yo estaba tranqui, tirando unos pasos estrafalarios en la pista y apareció ella. No sé si el que manejaba las luces lo hizo a propósito, pero me dio la sensación de que todo era oscuridad y sólo estábamos ella y yo. Me mira, la miro, me mira. Le tiro un pasito jodiendo, ella lo repite y se ríe. Le sonrío, me sonríe. Una voz en mi interior decía “no lo hagas”, pero mis pies no le dieron mucha pelota. Allá voy, con una cerveza en la mano y mi labia como únicas armas. Alguien me pecha, la botella cae al piso y sólo me resta endulzarla con mis palabras. Descubro que no estábamos solos en la pista, pero no importa. La luz sigue apuntándola a ella. Cuando finalmente estoy junto a ella, “me gustás” fue lo único que me salió. “Jaja. Vos a mí no” fue lo que le salió a ella. “Pero me miraste y te reíste” le increpo. “Sólo me causó gracia que tenías la bragueta baja y bailabas como si nada. Así que no te confundas…” me responde. El encuentro terminaría con un “¡puta!”, para luego sí subirme el puto cierre y volver derrotado. ¿Para qué era que había salido?

Charla conmigo

-Te quiero, pensé. Te quiero, sos muy linda, me hacés bien, yo te dije. Y me dijiste algo de la energía, transformá la mala buena me dijiste…
-¿Qué cantás?
-Onda Vaga.
-¿Qué es eso?
-¿¡¿Vos no lees Grageas?!?
-A veces entro y veo si escribiste algo nuevo, pero me aburre leerte.
-Te quiero porque no sé por qué me haces bien…

Charla conmigo

-Che… Escribite algo acá… Uno de tus posts loquitos… Jaja.
-Una cosa, no… ¿Vos notaste que escribo en Grageas cuando no estoy tan bien que digamos?
-Sí, obvio. Pero a mí me chupa un huevo eso.
-Ah, sos un amigo vos.
-¡Soy vos, tarado! Años hablando conmigo y todavía no te diste cuenta.
-Me di cuenta, idiota. Pero me podés apoyar un poquito, en vez de pedirme que nade en mi mierda.
-No te pedí eso. Te pedí que escribieras algo. Pero bueno… Ahora que lo pienso, medio que Grageas es una gran piscina de mierda donde vos te zambullís y no salís hasta que se te arrugan los deditos. Jaja. Como a un viejito. Jaja.
-Yo no sé por qué hablo con vos.

Cita bibliográfica que le sienta bien a Grageas

Supongamos que alguien descubriese documentos sobre la historia de Napoleón y escribiese un libro. ¿Se le ocurriría a alguien preguntarle si piensa que ese tema es más importante que la Segunda Guerra Mundial? Su respuesta, y la nuestra, sería que un autor escribe sobre un tema por dos motivos: porque es competente y porque puede hacer alguna contribución original. Su tema no coincidirá, a menos que sea particularmente afortunado, con el problema más importante del mundo.

Imposturas intelectuales - Bricmont y Sokal

Acaba de caérseme un ídolo

Estábamos jodiendo con la gente de la agencia, cantando Violeta. En eso, llega la parte que dice “mira cómo se menea”. Y ahí caí en la cuenta: mira cómo semenea. ¡Semenea! ¡Del verbo semenear! ¡De semen! Un asco este Alcides.

Hasta ayer de Marc Anthony por Seba y Luigi

video

Charla conmigo

-Buenas, buenas. ¿Interrumpo?
-Para nada. ¿Qué pasó?
-Te estaba mirando, y creo que necesitás un cortecito de pelo.
-¿Te parece?
-Y… Una afeitada tampoco te vendría mal…
-¿Tan mal decís que estoy?
-Y sí. Estás hecho mierda. Igual, no te creas que con eso vas a mejorar…
-¿¡¿Pero por qué no te vas a la concha de tu prima?!?
-¿Ves cómo sos? Al final, la sinceridad no sirve para una mierda.
-¿Y desde cuándo te pido sinceridad? Mentime, la puta madre.
-A ver si me sale… Che, te queda bien el look desprolijo.
-¡Mentira! ¡Sé que me estás mintiendo!

Divertite sola entonces

Me subo al 187 para volver a casa, como si se tratara de un día más. Pero obviamente, era distinto. Luego de pagar el boleto, alzo la vista buscando un lugar donde sentarme. Y la encuentro a ella, sentada, sola, divina, escuchando un reproductor de mp3. Estaba mirando para afuera, pero cuando la miré, me devolvió la mirada. “Apa apa” me digo. ¿Qué hago? ¿Me siento atrás y la rozo como sin querer y cuando se da vuelta le estampo un beso? Mmmmm… ¿Me siento en la fila de enfrente, donde ella pueda verme? Mmmmm… ¡Má sí! ¡Me le siento al lado!
Como era de esperar, no se me ocurre nada para decirle. Y no me salía mucho el hacerme el interesante. Estaba quedando como un tarado. Para peor, para rematarla, me llega un mensaje al celular… ¡De Ancel! No sé qué carajo del horóscopo… Que si mando mi signo a no sé qué puto número bla bla bla. Pero no estaba todo perdido. Al contrario.
Cuando saco el celular para leer este spam esemesiano, noto levemente que capté su atención. Percibí que ella miró mi celular, más precisamente, el mensaje. ¡Era mi oportunidad para empezar una charla! Pero no. Pensé astutamente: así que chusmeás mi celular… ¿Sabés qué? Te voy a levantar sin pronunciar una sola palabra.
En vez de guardar mi celular, y sabiendo que ella iba a seguir atentamente lo que hiciera con él, comienzo a escribir un falso SMS: tontita, sé que querés conmigo. mirá. te cuento. yo me bajo en garibaldi y …
En eso, la miro sutilmente para cerciorarme que el plan vaya funcionando. Pero no venía tan bien, sino que por el contrario, ella justo me pide permiso para bajarse. La sigo con la mirada y descubro que al bajar, había un nabo esperándola. Derrotado, mando LEO al 1763, y me responden con “mal día para el amor. en lo económico, no haga gastos innecesarios”. ¡¡Devolveme mis $17,90 impuestos incluidos, la puta madre!!

Aquí está su disco

Con la música que bajo compulsivamente me suelen pasar dos cosas. La mayoría de las veces, meto el disco al iTunes, lo dejo pipí cucú con la tapa y arreglo los nombres de los temas, y ahí queda. Nunca más lo escucho.
Pero otras veces, me pasa que escucho el disco y me atrapa. Por días, semanas, tal vez meses, es lo único que escucho. Y si no lo escucho, lo canto. En esas estoy hoy por hoy.
El grupo se llama Onda Vaga y son argentinos. Sacaron un disco que se llama Fuerte y caliente, y es lo más pegadizo que he escuchado en años. No puedo esperar a que vengan a Montevideo para ir a verlos. Estoy pensando seriamente en escaparme a Buenos Aires.
Pero mientras, lo acompaño a Fito (que participa en un par de temas) cantando: Gilda… uo… la piel colombiana… me marea… ea… ea… ea… ea… su cara y su bronceado me encandilan… me encandilan… dilan… dilan… dilan… dilan… bob dylan… en el barrio se comenta de su espalda bonita… también se dice de su secreta guarida…