¡Qué momento!

Ese instante en que tomás un trago largo y te mandás un hielito mínimo, y como no lo viste venir, dudás si no sería un insecto.

2 comentarios :

Sandra Afrodita dijo...

Toda la razón, eso sí es un mal trago, besos y saludos :)

Luigi Gioia dijo...

jeje! un mal trago literal! saludos!