¿Qué hacés, loquito? ¿Qué es de tu vida?

Buscando un buzo, encontré un pantalón que hacía tiempo no veía. Por ende, hacía tiempo que no lo usaba. Lo revisé por arriba y en paralelo intenté recordar las razones que lo llevaron al fondo del cajón. Decidí ponérmelo, a modo de celebración del sorpresivo reencuentro. Los motivos del abandono no aparecieron. Pero tampoco se hicieron evidentes posibles manchas o roturas. ¿Lo habré dejado de usar simplemente por feo?  Eso ya no importa. Ahora es mi pantalón preferido.

2 comentarios :

Detaquito dijo...

Lo dicho, la vida circular.

No somos nada! :P

Luigi Gioia dijo...

tal cual! la vida está pa´ esa!