Interesante revelación

Tres cosas que uno debe hacer en la vida: plantar un árbol, escribir un libro y tener un hijo. Ayer finalmente descubrí lo que se esconde detrás de esto; el entramado que relaciona estas tres cosas. Con el árbol que plantás, generan el papel con el que harán tu libro, que se lo leerás a tu hijo para que se duerma. Conclusión: el libro que escribas, que sea infantil.

9 comentarios :

Santiago dijo...

Muy buena deducción. Lo triste de todo esto es que el mecanismo está hecho para la finalidad última de que el niño duerma y no nos rompa los huevos. Sólo así podremos hacer el amor en paz. El sexo es la finalidad última de todo.

Molly dijo...

Escribí un libro sobre sexo.

· · · l u i g i · · · dijo...

nueva conclusión: hay que tener sexo contra un árbol

ah... me olvidaba... bienvenido santiago a grageas!!

SM dijo...

ya plantaste el arbol, escribis grageas;¿cuando viene el nieto?

· · · l u i g i · · · dijo...

nunca pensé que llegaría el momento en que mi madre me empezara a joder con tener nietos... era de esperar, pero tá... trutru? qué le respondo?

Alekséi dijo...

Pa, qué feo. Los comentarios de sm se están volviendo un tanto problemáticos.

El árbol es el típico amante que se pone tan fogoso que te quema.








(¡Cuack!)

· · · l u i g i · · · dijo...

salado. sm puede tornarse un verdadero problema. juicio, mamá! no me hagas aplicar eso de "el blog se reserva el derecho de admisión". jaja.

y con respecto a tu chiste, qué bueno que ya estés escribiendo para carnaval.

Franco V dijo...

uh, lo hice todo al revés!
Primero tuve un hijo, después escribí un libro (bue, era más bien una tesis) y después me hicieron hacer un pozo para plantar un arból (si, como en Les Luthiers).

Ahora exijo saber cómo arreglo esto...

· · · l u i g i · · · dijo...

bienvenido franco!
no sé cómo arreglás esto. a ver... está difícil. esperá a la próxima vida y hacé las cosas ordenadas.